Qué son, en qué consisten y cómo funcionan las Rutinas de Pensamiento

Qué son, en qué consisten y cómo funcionan las Rutinas de Pensamiento

Qué son, en qué consisten y cómo funcionan las Rutinas de Pensamiento

En el marco de la cultura de pensamiento y como aparece en el libro de Ritchhart, R., Church, M. & Morrison, K. (2014). Hacer visible el pensamiento: Cómo promover el compromiso, la comprensión y la autonomía de los estudiantesnos definen las rutinas de pensamiento como: “procedimientos, procesos o patrones de acción que se utilizan de forma repetitiva para manejar y facilitar el logro de metas o tareas específicas. En definitiva, nos ayudan a promover y hacer visible el pensamiento y a construir la comprensión en nuestro alumnado. 

Podemos decir que las rutinas permiten a nuestros alumnos y alumnas conocerse como aprendices y pensadores siendo cada vez más autónomos.

En el proceso de utilización sistemática de las rutinas de pensamiento estas sirven de andamiaje hacia niveles cada vez más altos pues estas están estructuradas de modo que se genere una progresión natural del pensamiento. 

El nombre de rutina nos ha de hacer entender que estas, forman parte de la estructura y el contexto del aula y que no deben ser un hecho aislado para “motivar” o “enganchar” al alumnado. Para enseñar a pensar, los docentes efectivos desarrollan un conjunto de rutinas que ellos y sus estudiantes pueden usar una y otra vez (Ritchhart, 2002). Aún así no debemos caer en la simpleza de entenderlas como un patrón rutinario y debemos saber que las mismas nos han de servir para alcanzar metas específicas. 

Por último en lo que a introducción se refiere, debemos destacar la flexibilidad de las rutinas y la posibilidad de adaptación a los diferentes niveles a los que nos enfrentamos en las aulas.


¿Qué es la cultura de pensamiento?

La cultura de pensamiento se extiende más allá de las rutinas o destrezas de pensamiento. Para generar esta cultura es necesario crear espacios, tiempos y ambientes que favorezcan el pensamiento en nuestro alumnado. 

Aquí cobra mucha importancia el término de hacer visible el pensamiento ya que de esta manera se comparte y se ve cómo evoluciona el pensamiento. Por lo tanto va más allá de dejar un espacio para colgar sus trabajos ya que podremos observar cómo el alumnado se hace consciente de lo que ha ido haciendo y aprendiendo. 


¿Cuáles son las rutinas de pensamiento?

Pese a que podemos encontrar múltiples maneras de organización de las rutinas nos quedamos con las tres categorías que se presentan en el libro anteriormente mencionado:


Tipos de Rutinas de Pensamiento

Presentar y explorar

A menudo sirven para empezar la unidad y despiertan el interés del alumnado, además de dar comienzo al proceso de investigación. 

Sintetizar y organizar

Estas son útiles para organizar y sintetizar la información haciendo que el alumnado encuentre un significado a la información obtenida.

Profundizar

Estas harán que el alumnado bucee buscando la profundidad de los temas e ideas. 

Estos tres grandes bloques son muy útiles para el profesorado porque enganchan perfectamente con las fases que nos planteamos a la hora de diseñar y planificar nuestras acciones docentes proyectadas en las unidades didácticas. 


¿Cuáles son las rutinas de pensamiento más utilizadas?

Presentar y explorar

Veo-pienso-me pregunto

En esta rutina partimos de la observación para dar los siguientes pasos hacía pensar e interpretar la información. Provoca que el alumnado en primer lugar observe sin interpretación y a partir de ahí empiece el proceso de pensar y preguntarse cosas que ayudarán en posteriores investigaciones. 

Rutina de Pensamiento Veo, Pienso, Me Pregunto.

¿Cómo la aplico en el aula?

Para su realización presentamos un estímulo provocativo e interesante, esta imágen debe ser ambigua y desconocida además de poseer detalles que hagan que el alumnado pueda estar observándola durante unos minutos.

En la fase de veo, pedimos a los alumnos y alumnas que digan/escriban lo que ven sin interpretaciones. 

A continuación en la fase pienso, pedimos que interpreten lo que están viendo pudiendo motivarlos con preguntas. 

Por último en la fase de me pregunto el alumnado lanzará las preguntas que les vengan a la mente siendo estas preguntas abiertas y amplias que vayan más allá de las interpretaciones. 


3-2-1 Puente


3 palabras, 2 preguntas 1 metáfora (o imagen)

Rutina de pensamiento que nos sirve para descubrir conocimientos previos e ir más allá de los mismos. En esta rutina el puente sirve para que los estudiantes vinculen sus conocimientos previos con las nuevas ideas después del desarrollo del tema. 


¿Cómo la aplico en el aula?

En primer lugar presentamos el tema, imágen, video… al alumnado y les anunciamos que al final del proceso volveremos a hacer una revisión. 

En la parte de 3 palabras les pedimos que escriban/digan 3 palabras qué les vengan a la mente sin pensar demasiado, haciendo una rápida asociación con el tema.

A continuación les solicitamos que lancen 2 preguntas sobre el tema, estas preguntas pueden ser superficiales, ha de ser un proceso ágil. 

Por último el alumnado realizará una metáfora o símil que establezca conexiones. Habitualmente esta fase se modifica por una imagen ya que es más sencillo para los aprendices. 

Al finalizar la explicación, sesión o unidad realizamos de nuevo la rutina para que mediante el puente se vinculen los conocimientos previos con los adquiridos. 

Para garantizar el éxito de la rutina es importante que el alumnado tenga algún conocimiento previo sobre el tema.


Sintetizar y organizar

Titulares

La rutina de pensamiento titulares surge ante la necesidad de dar un cierre a una discusión o reunión de modo que todos tengan la oportunidad de aportar sin alargar la misma. Con este titular se pretende captar las ideas clave a modo de síntesis. 


¿Cómo la aplico en el aula?

Al finalizar la sesión propón a tu alumnado que escriba un titular reflexionando sobre lo que se ha trabajado en el aula. Pídeles que se centren en lo esencial, que vayan al corazón del asunto estudiado. 

A continuación podemos compartir el titular con las compañeras y compañeros de su alrededor para poder ver diferentes puntos de vista e ideas que surgen en una misma clase. 

Color-Símbolo-Imagen

La rutina C-S-I nace de la idea de hacer el pensamiento visible sin tener que depender tanto del uso del lenguaje oral o escrito. Con ella pedimos a nuestros alumnos y alumnas resumir la esencia del tema presentado de manera no verbal. 

Con esta rutina conectamos de manera directa con su creatividad. 


¿Cómo la aplico en el aula?

Presentamos el contenido y les pedimos que piensen y anoten todas las cosas que les resulten interesantes. 

A continuación elige un color que represente las ideas identificadas. Después dibujan un símbolo y por último una imagen

Dejamos un apartado para que por escrito nos justifiquen su elección. 

Antes pensaba-Ahora pienso

Nos servirá de reflexión sobre lo qué sabemos sobre el tema después de una unidad y como este pensamiento ha cambiado con respecto a lo que sabíamos antes de la misma. 

Al ver como ha cambiado el pensamiento el alumnado está desarrollando habilidades de razonamiento y metacognición


¿Cómo la aplico en el aula?

Explicamos a los estudiantes qué van a reflexionar sobre lo aprendido teniendo cerca evidencias del proceso que han seguido. 

Les invitamos a que vuelvan al principio de la unidad y se tomen un tiempo para escribir lo que pensaban y lo que piensan ahora comparando qué es lo que ha cambiado. 

Esta rutina, para hacerla más sencilla, también se puede rellenar la primera columna de “Antes pensaba” en el momento en el que se lanza el tema (no se llamará antes pensaba sino ahora pienso) y esa columna servirá al final para conocer y recordar qué es lo que pensaban con anterioridad. 


Profundizar

Círculo de puntos de vista

Si pretendemos explorar un tema desde diferentes perspectivas debemos utilizar esta rutina de pensamiento. Estos diferentes puntos de vista pueden estar presentes o no en lo que se está analizando.


¿Cómo la aplico en el aula?

Para realizar la dinámica se recomienda la realización de la misma sentados/as en círculo ya que sentados de este modo cada uno está viendo una parte diferente de la misma clase. 

En ese momento presentamos un tema o imagen que queremos explorar y generamos una lista de puntos de vista

Pedimos al alumnado que elija uno de esos puntos de vista (pueden ser objetos inanimados) y les planteamos que desde esa perspectiva describan el tema con: Soy _____ y pienso que _____. A continuación deben plantearse una pregunta o inquietud desde ese punto de vista. 

5 consejos para aplicar las rutinas de pensamiento en el aula

¿Hay algunos “tips” a la hora de trabajar con las rutinas de pensamiento? La respuesta es un SÍ rotundo. Vamos con alguno de ellos:

  • Pensamiento visible. Hemos de procurar dejar un espacio en el aula para poder colgar estar rutinas y así hacerlas visibles al resto de la clase
  • Todo vale. Cuando escuchamos a nuestros alumnos y alumnas debemos fomentar la participación y hacerles ver que no existen respuestas correctas o incorrectas ya que en muchas ocasiones lo que buscamos es su interpretación. 
  • Dar tiempo suficiente. Debemos marcar bien los tiempos para que el alumnado pueda aportar. 
  • Estimular la conversación. Una vez realizadas las aportaciones de cada uno debemos crear un clima de conversación para conocer las diferentes aportaciones del resto. 
  • Las rutinas son adaptables. Este es uno de los aspectos más importantes y es que hemos de tener en cuenta que, dependiendo del grupo que tengamos delante, podemos plantear la rutina de múltiples maneras: individual, por parejas, en gran grupo, oral, escrita, toda de golpe, por pasos… 

¿Se aplican las rutinas de pensamiento en educación infantil? 

Como hemos ido viendo, una de las características de las rutinas de pensamiento es la flexibilidad a la hora de llevarlas a cabo en el aula y esto nos permite que podamos adaptarlas a cualquier nivel. 

Con el alumnado de infantil normalmente las realizaremos de forma oral y en gran grupo. Por ejemplo, podemos realizar el “antes pensaba, ahora pienso” presentando al alumnado una imágen del cuerpo humano y que vayan diciendo todo lo que saben y el/la profe, va escribiendo en la primera columna. Al final del proyecto, volvemos a hacer la dinámica y vemos como han aparecido nuevas ideas. 

Buscar nuestro sitio

Carrito de compra